¡Solo por llorar! Hombre golpeó y mató a su hijo porque no lo dejaba jugar videojuegos

INTERNACIONAL | Un hombre confesó en Australia esta semana haber asesinado a su hijo de siete semanas de nacido porque este “no lo dejaba jugar al PlayStation”.

El hecho, que conmocionó al país oceánico, ocurrió en noviembre del año pasado. De acuerdo con el reporte de las autoridades, el hombre, identificado como Joseph McDonald, de 23 años de edad y con adicción a los videojuegos y a las drogas, se encontraba solo con su bebé en la habitación mientras la madre estaba en otro espacio de la residencia.

Al escuchar gritos del menor, la mujer afirmó que le preguntó qué pasaba y este le dijo que lo estaba arropando. Cuando la madre se percató del estado del menor, lo llevó a un hospital, donde falleció. Posteriormente, los especialistas se reunieron con ambos padres, pues sospechaban que las lesiones ocurrieron de manera intencional. Luego de esto, el hombre huyó del centro asistencial, pero luego se entregó a la Policía.

El fiscal del caso, Mark Gibson, manifestó que cree que McDonald mató a su hijo propinándole un fuerte golpe en la cabeza o haciendo que se golpeara con otro objeto. Aparentemente, después de violentarlo, el hombre continuó jugando a su PlayStation hasta que se quedó dormido mientras la condición del menor comenzó a deteriorarse por el golpe.

El abogado de McDonald afirmó que su apoderado sufría de problemas de ira y el crimen ocurrió como un “acto espontáneo”. Señaló, además, que está arrepentido y es consciente de que debe ser castigado duramente. La condena sería superior a 20 años de cárcel.

Otros casos

Recientemente se han registrado otros casos en varios países en los que menores han fallecido por la responsabilidad de sus padres. Una menor de 12 años de edad falleció a finales de agosto de un ataque al corazón, producido por una anemia severa en una localidad del estado de Georgia, en Estados Unidos.

De acuerdo con el reporte de la Oficina de Investigaciones del estado, la menor presentaba al momento de su fallecimiento una grave infestación de piojos. Los padres de la niña, John Joseph Yozviak, de 38 años, y Mary Katherine Horton, de 37, fueron arrestados y acusados de asesinato en segundo grado. Según una ley del estado de Georgia aprobada en 2014, se pueden presentar cargos de asesinato en segundo grado contra alguien si existe evidencia de que un niño murió bajo el cuidado de una persona por negligencia.

La investigación preliminar de la Oficina de Investigaciones señaló que la niña sufría “dolor físico excesivo debido a negligencia médica”. La agente especial Mary Chandler afirmó que la condición de la niña era una de las peores que había visto en su vida y que la familia tenía un historial extenso. Dos hermanos de la menor fueron retirados de la casa de Horton y Yozviak debido a las precarias condiciones de higiene.

La entidad señaló que recibió en 2018 una llamada alertando que la casa donde residía la familia estaba “infestada de insectos, con gatos en exceso y condiciones peligrosas”. En otro caso de negligencia ocurrido en días pasados en Australia, una pareja fue sancionada a cumplir 12 meses de trabajo comunitario por someter a su pequeña hija a una dieta vegana que le causó daños en el organismo. De acuerdo con el periódico australiano The Age, los padres de la niña no enfrentarán la cárcel a pesar de que un juez señaló que fallaron en “sus deberes básicos”. El medio señaló que en 2018, cuando la menor tenía un año, fue ingresada de urgencias porque presentaba hematomas en la piel. Según se detalla, presentaba desnutrición propia de un niño en un país de extrema pobreza.

“Desde que la bebé tenía cuatro meses y el suministro de leche materna de su madre disminuyó, sus padres desoyeron el consejo médico de complementar la dieta de su hija con leche de fórmula y en su lugar la alimentaron con leche de coco, jugos de frutas, batidos y alimentos de origen vegetal”, añade el medio.

El juez dijo que era deber de los padres brindar dos aspectos clave a sus hijos: satisfacer sus necesidades para un desarrollo saludable y protegerlos de cualquier daño. “Ambos fallaron estrepitosamente con respecto a esta primera parte y adoptaron un camino que era contrario al consejo que se les había brindado”, dijo. “El hecho de no buscar asistencia médica para su hija de un año equivalió a un grave incumplimiento de ese deber”, agregó.

Semana

%d bloggers like this: