La Infodemia: la nueva pandemia de la desinformación

INTERNACIONAL – Un mal tan peligroso como el coronavirus se propaga rápidamente por el mundo y hace que la gente enferme o que incluso pierda la vida: la desinformación. Aunque no es un virus, está en nuestras manos detener su transmisión, así lo ha advertido el médico general de EE. UU., Vivek Murthy, quien dedicó el primer health advisory de su gestión a la amenaza que esta representa para la salud pública.

“La desinformación sobre salud es una urgente amenaza a la salud pública. Puede crear confusión, sembrar desconfianza y menoscabar los esfuerzos de salud pública, incluyendo nuestro trabajo para terminar con la pandemia del covid-19”, Indicó destacando que su trabajo “es ayudar a la gente a estar segura y saludable” y que, mientras no se limite la propagación de la desinformación, “las vidas estadounidenses están en riesgo”.

“Como doctor he visto de primera mano que la buena salud empieza con buena información basada en la ciencia”, explica Murthy, recalcando que la desinformación arrebata a las personas la libertad para tomar decisiones informadas. “Ha llevado a la gente a rechazar tratamientos y a negarse a vacunarse. En pocas palabras, ha costado vidas”.

Durante los tres primeros meses de 2020, casi 6,000 personas en el mundo fueron hospitalizadas y al menos 800 murieron debido a desinformación relacionada con el covid-19, advierte la Organización Mundial de la Salud al recalcar los peligros de la ‘infodemia’.

“La confianza del público en la ciencia y en la evidencia es esencial para superar el covid-19, por lo que encontrar soluciones a la infodemia es tan esencial para salvar vidas como otras medidas de salud pública como el uso de máscara, tratamientos y vacunas”, recalcó su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En EEUU, donde el 99% de las hospitalizaciones y muertes actualmente ocurren en personas no vacunadas, 67% de los adultos no vacunados han escuchado al menos un mito relacionado con la vacuna que se creen o no están seguros de su falsedad.

Un estudio reciente concluyó que incluso una exposición breve a un dato falso hace que la gente sea menos propensa a querer vacunarse. Un análisis de las redes sociales encontró que las noticias falsas son un 70% más propensas a ser difundidas que las verdaderas.

%d bloggers like this: