Hombre recibió vacuna contra covid-19, sufrió un infarto y murió

INTERNACIONAL | Medios israelíes informaron este lunes que un hombre de 75 años de edad residente en la cuidad de Beit She’an, en Israel, murió de un ataque cardiaco unas dos horas después de ser vacunado contra el coronavirus con la vacuna Pfizer/BioNTech. 

Según se informó, el hombre ya había sufrido ataques cardiacos. El director general del Ministerio de Salud de Israel, Chezy Levy, inició una investigación sobre el incidente. “Compartimos el dolor de la familia”, dijo en un comunicado.

“El hombre fue inoculado alrededor de las 8:30 a. m. en una clínica de Clalit Health Services. Permaneció en la instalación, como es habitual, durante un corto espacio de tiempo para asegurarse de que no tuviera efectos secundarios. Cuando se sintió bien, la clínica le dio de alta. Los hallazgos iniciales no muestran un vínculo entre la muerte del hombre y su vacunación”, agregó. Aunque fue una casualidad que muriera apenas fue vacunado, las pesquisas tendrán que determinar si falleció producto de la misma o por cuenta de los males que ya traía consigo y teniendo en cuenta que ya había sufrido un infarto.

Cuando Pfizer presentó sus datos de seguridad a la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU., a principios de diciembre, se descubrió que dos participantes del ensayo habían muerto después de recibir la vacuna. Uno de los fallecidos estaba inmunodeprimido, lo que significa que las defensas inmunitarias de la persona estaban bajas. En respuesta al informe de esas muertes, la Asociación Midaat de Israel dijo que cuando se administran vacunas a poblaciones en riesgo, puede haber casos desafortunados.

“Según los datos publicados, murieron seis de los participantes en el experimento, dos de los cuales recibieron la vacuna y cuatro del grupo de control”, dijo, a su turno, Uri Lerner, director científico de la Asociación Midaat de Israel. “Después de un examen en profundidad, no se encontró ninguna conexión entre el experimento y la causa de la muerte”, agregó.

Los expertos insisten en que con los ensayos realizados con decenas de miles de voluntarios se hubieran conocido los posibles efectos secundarios graves, pero no se detectó ninguno, aunque no se descarta que puedan producirse en algunos pacientes. Según un informe de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos o Administración de Alimentos y Medicamentos) sobre la vacuna Pfizer/BioNTech, esta puede provocar dolores en la zona en que se realiza la inyección en el brazo (en un 80 % de los casos), así como otros efectos no deseados, por ejemplo, cansancio, dolores de cabeza y musculares, y fiebre de manera más excepcional.

Precisamente, en Israel, el Ejército empezó este lunes a vacunar a sus soldados, para lo cual erigió 17 tiendas de campaña en diversos puntos del país. Hasta ahora, 380.000 personas recibieron la primera dosis en el país. Al margen de esta vacunación y con el deceso de la persona referida, el gobierno de Israel se vio en la necesidad de volver a confinar a su población.

Israel inició el domingo un tercer confinamiento casi general y de al menos dos semanas para frenar el aumento de casos de coronavirus. Las medidas de confinamiento entraron en vigor por un periodo de dos semanas, que podría extenderse a un mes si el número de contaminaciones diarias se mantiene por encima de la barrera de 1.000 casos.

Los israelíes no podrán desplazarse a más de un kilómetro de sus hogares y la mayoría de los negocios solamente podrán hacer entregas. Los sectores profesionales que no reciben público solo podrán mantener un 50 % de personal en sus instalaciones. Sin embargo, será posible salir a vacunarse y el sistema escolar funcionará parcialmente. Los viajeros que regresan del extranjero tendrán que pasar sus cuarentenas en los hoteles designados por las autoridades, salvo algunas excepciones.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo el sábado anterior que la campaña nacional de vacunación “sin precedentes en el mundo” lanzada la semana pasada tenía como objetivo inmunizar en un mes a una cuarta parte de los 9 millones de habitantes de Israel, a un ritmo de 150.000 personas al día. “En cuanto esto se logre, podremos, en 30 días, salir del coronavirus y reabrir la economía”, estimó.

En Israel se han registrado más de 400.000 casos de covid-19 y 3.210 muertes. Después del primer confinamiento en marzo pasado, las autoridades impusieron el segundo en septiembre, cuando el país registró una de las mayores tasas de infección del mundo en relación a la población. El número de nuevas infecciones volvió a aumentar recientemente, con más de 3.000 nuevos casos diarios.

Semana

%d bloggers like this: