El mundo recibe el 2021 esperando que las vacunas permitan pasar la página de la pandemia

INTERNACIONAL | Tras meses de restricciones, las nuevas olas de la epidemia obligaron a la mayoría de la gente a seguir los festejos en sus hogares. Desde Sídney hasta Rio de Janeiro los fuegos artificiales iluminaron icónicos lugares casi desiertos mientras el mundo despedía un 2020 lúgubremente marcado por la pandemia del COVID-19.

Brasil, que después de Estados Unidos es el segundo país más castigado por la pandemia, recibió 2021 con su emblemática playa de Copacabana casi desierta en vez de los millones de personas que acoge normalmente cada 31 de diciembre para celebrar el nuevo año con baños de mar y fuegos artificiales.

Nueva Zelanda, país aplaudido por su gestión del virus, dio la bienvenida al nuevo año con multitudes reunidas en Auckland para un espectáculo de fuegos artificiales, mientras que en Sídney, la mayor ciudad de Australia, los fuegos artificiales de Nochevieja iluminaron el puerto con una exhibición deslumbrante, pero pocos espectadores.

En Nueva York, Times Square, que suele estar atestado de gente eufórica bajo una lluvia de confetis, estaba acordonado y vacío. Estados Unidos es el país del mundo más enlutado por la pandemia.

En Madrid, los españoles se comieron las doce uvas con las campanadas del famoso reloj de la Puerta del Sol desde los sofás de sus casas, ya que la famosa plaza de la capital española estaba esta Nochevieja completamente vacía. Los italianos asistieron también desde sus casas a las fiestas organizadas en el Circo Máximo de Roma, el estadio más antiguo de la ciudad.

Pulzo

%d bloggers like this: