El covid-19 empañó fiestas por independencia de México

INTERNACIONAL – El zócalo de la capital estaba vacío. No hubo aplausos, ni consignas coreadas a voces. Solo luces con los símbolos y colores patrios (verde, blanco y rojo) que dibujaban un mapa de México en el suelo de la gran plaza, en cuyo centro, poco antes de la medianoche del martes, se encendió “la llama de la esperanza” para recordar a los fallecidos por la pandemia y levantar el ánimo del país, según el presidente.

Los mexicanos iniciaron los festejos por el Día de la Independencia sin grandes ceremonias por primera vez en 153 años debido a las restricciones actuales a las reuniones públicas, aplicadas para evitar el contagio del coronavirus.

Lo único igual que cada año fue el toque de una campana que se alza en el Palacio Nacional a fin de recordar el llamado a las armas que hizo Miguel Hidalgo para iniciar la lucha de 1810-1821 y lograr su independencia de España, cerrando con el grito repetido tres veces de ”¡Viva México!”.

Este año, Andrés Manuel López Obrador lanzó una veintena de vivas a los héroes patrios, a diversos valores democráticos y a la esperanza desde el balcón del Palacio Nacional en compañía de su esposa, una ceremonia que fue seguida por un espectáculo pirotécnico ambientado con juegos de luces y música tradicional de diversos estados del país.

El Día de la Independencia es formalmente el 16 de septiembre, pero durante más de un siglo el presidente da el “grito” la noche anterior, frente a una atestada plaza principal. Sin embargo, los llamamientos de las autoridades y el cerco policial evitaron que este año se reunieran allí los 100.000 asistentes de otras ocasiones.

El evento no ha sido cancelado desde 1847, año en que las tropas estadounidenses ocuparon la Ciudad de México durante la Guerra México-Estados Unidos pero esta fue, posiblemente, la celebración más extraña. Los mariachis sonaron sobre todo en las redes sociales y en celebraciones virtuales.

AP/EFE

A %d blogueros les gusta esto: