El coronavirus cambia al deporte español

Todas las competiciones deportivas de ámbito nacional e internacional en territorio español se celebran desde ayer a puerta cerrada en cumplimiento de un paquete de medidas adoptadas por el Gobierno de Pedro Sánchez para frenar la expansión del coronavirus. Los partidos, tanto de categoría profesional como amateur, se disputarán sin público en todos los deportes, tanto en categorías profesionales como amateurs, al menos durante las dos próximas semanas, según confirmó el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Un día después de que el Ejecutivo de Giuseppe Conte decretara paralizar hasta el 3 de abril toda actividad deportiva en Italia, el Gobierno español ordenó que las competiciones deportivas que no han sido aplazadas o suspendidas se celebren sin público y ayer mismo se pudieron ver ya las primeras gradas vacías. Fue en Mestalla durante el duelo de la Champions entre el Valencia y el Atalanta. Aplazado en su día, el derbi guipuzcoano entre el Eibar y la Real Sociedad comenzó una hora antes en un estadio de Ipurúa también desierto, convirtiéndose en el primer partido de la Liga sin presencia de hinchas por culpa del coronavirus. Una imagen que se repetirá al menos durante las dos próximas semanas del campeonato en todos los campos de Primera y Segunda división, según anunció la Liga en un comunicado antes de que el ministro Illa expusiera en rueda de prensa las nuevas medidas adoptadas por el Consejo de Ministros. «Seguiremos en permanente contacto con el Ministerio de Sanidad y el CSD para atender sus recomendaciones y/o decisiciones, anteponiendo la salud de los aficionados, jugadores, empleados de clubes, periodistas, etcétera, ante la crisis sanitaria del Covid-19», afirmó la organización que preside Javier Tebas.

El calendario provocará que el Real Madrid no pueda disputar ante su público los dos próximos de Liga en el Bernabéu, los correspondientes a las jornadas 28 y 29, porque los blancos reciben este viernes al Eibar y el siguiente fin de semana repetirán en su casa ante el Valencia. Partidos tan atractivos del campeonato como el Athletic-Atlético o el derbi Sevilla-Betis también tendrán que jugarse en silencio.

Petición de aplazamiento

Clubes de Primera división, como el Celta, y de Segunda, como el Zaragoza, compartieron en sus comunicados «la preocupación de las autoridades, de los responsables sanitarios y de las instituciones por la propagación del coronavirus», pero aseguraron que hubieran preferido seguir el camino de Italia, aplazando las dos jornadas que se celebrarán sin público. Una postura compartida también por el Deportivo. «La medida apropiada que debemos tomar los clubes de fútbol y, por extensión, la Liga es la de no disputar los partidos correspondientes de esas dos próximas jornadas y aplazar las mismas hasta que esta crisis se haya superado», afirmó el club gallego.

Aplazamiento que sí ordenaron Federaciones Territoriales como la madrileña o la riojana al suspender las competiciones en todas las categorías que dependen de ellas, así como la actividad en sus instalaciones deportivas hasta el próximo 26 de marzo. En otros deportes se adoptó la misma vía.

La restricción en el fútbol profesional español, sin embargo, va en la misma línea que la adoptada también ayer por otros países europeos como Francia o Portugal, cuyas ligas de fútbol se jugarán el próximo fin de semana sin presencia de aficionados. La Bundesliga, como precaución ante el avance del coronavirus, vivirá hoy el primer partido de su historia a puerta cerrada.

En previsión de que el brote de coronavirus continúe afectando al deporte español, la Federación de Fútbol anunció que someterá a consideración de los finalistas de la Copa del Rey y de la Reina un posible cambio en los días de las finales (18 de abril y 31 de mayo, respectivamente) «si no pudieran disputarse a puerta abierta en la fecha inicialmente prevista» debido a las restricciones gubernamentales. Además, la RFEF anunciará el viernes su decisión respecto al amistoso de la selección masculina absoluta, que el próximo 26 de marzo recibirá a Alemania en en el Wanda Metropolitano.

Pero no solo el fútbol. Deportes como el balonmano o el waterpolo también están afectados por el «cierre de estadios», tanto en competiciones nacionales como internacionales, decretado ayer. El primer partido de baloncesto sin aficionados tras la nueva medida del Gobierno se vivió anoche en Burgos en el duelo europeo entre el San Pablo y el Dinamo Sassari italiano.

Pero en España también hay competiciones que no se jugarán ni a puerta cerrada, como las Copas del Rey y de la Reina de hockey sobre patines, porque han sido aplazadas. También el Preolímpico de balonmano femenino, que la selección debía tenía programado para el 20 y 22 de marzo en Valencia con el billete para Tokio en juego.

A %d blogueros les gusta esto: