Coronavirus: Cual es el riesgo de contagio en el mar y piscina?

Piscinas

El cloro que se usa como desinfectante en las piscinas facilita la muerte del coronavirus que causa la covid-19.

«Una contaminación dentro del agua es improbable, pero es mucho más improbable en agua salada o en agua de piscina«, añade.

El porcentaje de cloro que debería tener una piscina es de al menos de 0,5 miligramos por litro. Aunque normalmente suelen tener entre 1 y 2 miligramos por litro, un nivel que, según las autoridades del sector, sigue siendo seguro para la salud.

«No hace falta más cloro, pero hay que asegurarse de que la piscina siempre tenga el nivel adecuado,independientemente del número de personas que esté nadando», dice el investigador.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) coinciden en que «el funcionamiento y mantenimiento adecuados (incluida la desinfección con cloro o bromo) de piscinas, jacuzzis, spas o áreas de juego con agua deberían inactivar el virus».

El CSIC español recomienda lavarse «la cara y las manos con jabón antes de meterse en la piscina» e insiste en que es la aglomeración pública en las piscinas o playas lo que puede poner en riesgo a las personas.

Playas

«El agua de mar tiene sal y se ha comprobado experimentalmente que este elemento desactiva o destruye la covid-19», afirma Grimalt.

«Hay muchísimos organismos que no pueden vivir en un entorno salino. El agua de mar tiene una osmosis, una densidad de iones, que mata muchas de las familias de virus».

Lo que sucede en el caso del que provoca covid-19 es que está compuesto por un núcleo de material genético y una cápside de proteínas que lo envuelve y, al igual que otros coronavirus respiratorios, está recubierto por una envoltura lipídica.

Otros virus, como el de la hepatitis A, por ejemplo, carecen de esa envoltura.

«Para infectarse, una persona necesita estar expuesta a un número mínimo de partículas virales«, expone Bruce Ribner, director médico de la Unidad de Enfermedades Transmisibles Graves del Hospital de la Universidad Emory, en Estados Unidos.

«Cualquier secreción que vaya al agua, como por un estornudo o tos, se diluirá rápidamente», dice. «Esto haría que la probabilidad de que una persona se exponga a la cantidad mínima de partículas virales requeridas para causar infección es muy pequeña y, en una situación de la vida real, demasiado pequeña para estar preocupados», añade.

Arena

Hay tres factores que contribuyen a que la transmisión del nuevo coronavirus en la arena sea difícil: el sol, la salinidad y la rugosidad de la superficie.

La luz ultravioleta del sol destruye al virus en la arena.

Pero también tenemos que tener en cuenta que la arena tiene altas concentraciones de sal del mar que la baña.

Además, «la arena no es una superficie lisa. Lo que se ha visto es que en superficies rugosas los coronavirus permanecen menos tiempo», afirma Grimalt.

«La probabilidad de que la arena contaminada conduzca a una infección es seguramente demasiado pequeña para ser una preocupación realista«, cree el doctor Ribner.

A %d blogueros les gusta esto: