Así fue el último adiós a Diego Armando Maradona

DEPORTE | Esta despedida comenzó en la Casa Rosada, donde descansaban los restos del Diego en una Capilla Ardiente abierta para el público. Por allí se pasaron cientos de aficionados para presentar sus respetos al 10, y todavía más se quedaron sin poder hacerlo. Las colas eran interminables y el tiempo pasaba… incluso la familia, que quería cerrar el velorio a las 16:00, terminó aceptando alargar la situación hasta las 19:00.

Finalmente los altercados ensuciaron un día histórico: golpes, carreras, heridos, pelotazos de goma, gas pimienta, fans saltando vallas, colándose en la Casa Rosada… incluso, por motivos de seguridad, el cuerpo de Maradona tuvo que ser trasladado.

Con más de 1000 encargados de que todo saliese bien, el auto fúnebre arrancaba para Jardines Bella Vista con hinchas animando en cada esquina: camisetas de todos los colores, bufandas, banderas, tambores. El Diego se fue acompañado, jaleado. Igual que vivió, dio su último viaje hacia el cementerio. La gente siempre fue suya y en esta ruta final la autopista lo demostraba: coches parados, gente en la carretera, el peaje paralizado, los puentes llenos… todo por Maradona, que tardó en llegar (el auto fúnebre se equivocó de ruta) pero ya descansa con su madre y con su padre.

Hasta el entierro fue retransmitido, gracias a varios drones. Maradona estuvo acompañado hasta el último segundo, pero ya de sus familiares y círculo más cercano. Aquellos que estuvieron con él en sus últimos días lo acompañaron solemnemente. Adiós, Diego. El fútbol no te olvidará nunca.

/Marca

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: